La limpieza de la piel: saber todo lo necesario para hacerla correctamente

¿Cómo limpiar bien la piel?

No es necesario decirlo una vez más: desmaquillar y limpiar son etapas esenciales para lograr una piel bella. Efectivamente, cuidar de la piel implica, ante todo, dedicarle tiempo cada mañana y cada noche para retirar todas las impurezas y garantizar que pueda aprovechar al máximo todos los productos que se apliquen posteriormente. ¿Cómo limpiar bien la piel? ¿Por qué? ¿Con qué tratamientos? Descubra los secretos de una limpieza con todas las técnicas adecuadas. 

¿Por qué hay que limpiar la piel?

Desmaquillar, un gesto de belleza indispensable

Es necesario desmaquillar y limpiar la piel porque esta precisa de una limpieza y una purificación regulares. Efectivamente, aplicar el maquillaje o los productos de belleza sin una limpieza completa previa es contraproducente, puesto que no se retirarían las impurezas de la piel y los poros, lo que favorecería la aparición de pequeñas imperfecciones y granitos y aceleraría el envejecimiento cutáneo.  

Mañana y noche obligatoriamente

¿Se pregunta a menudo si es imprescindible lavarse el rostro mañana y noche? La respuesta es un sí rotundo. ¿Por qué? Parece evidente en lo que respecta a desmaquillarse y lavarse el rostro por la noche: maquillaje, contaminación, polvo... La piel necesita respirar y deshacerse de la suciedad acumulada a lo largo de la jornada. 

Independientemente de que se maquille o no, no olvide limpiarse la piel. El maquillaje no es el único elemento que debe retirarse de la piel por la noche, ¡los productos contaminantes de nuestro entorno también impiden que la epidermis respire! De hecho, el masaje de los músculos faciales que puede realizarse usted misma y la oxigenación de la piel son los ingredientes de una piel más bella, resplandeciente y joven. 

«Estimular el rostro, impedir que se descuide y se intoxique, hacer que reviva; se impone una auténtica cultura física racional.» N. –G. PAYOT

Por las mañanas, la piel también debe limpiarse del polvo y el sudor acumulados durante la noche anterior, así como de los restos de la crema de noche. Para limpiarla con suavidad y protegerla sin riesgo de sufrir alteraciones cutáneas, escoja tratamientos suaves y principios activos que respeten su tipo de piel. 

¿Qué tipo de limpiador debe elegir para su piel?

Limpiadores para pieles mixtas y grasas

Las pieles mixtas y grasas se caracterizan por una producción excesiva de sebo. Las reconocemos por su brillo distintivo, principalmente en la zona T (nariz, frente y mentón). Para estas pieles, se aconsejan las texturas ligeras, en espuma, que se aclaran con agua y respetan la epidermis, dado que las pieles mixtas y grasas no agradecen los tratamientos demasiado agresivos que las alteran.

 

Limpiadores para pieles secas y muy secas

Por el contrario, las pieles secas precisan de sebo porque no producen suficiente. Por lo tanto, es importante aportarles un poco de confort con tratamientos más emolientes y untuosos y utilizar leches limpiadoras, en bálsamo o en crema. 

¿Y el agua micelar?

El agua micelar está en boga. Estas aguas contienen micelas capaces de atrapar las impurezas presentes en la superficie de la piel. Las micelas han hecho su aparición en nuestros tratamientos y, gracias a ellas, las aguas se transforman en limpiadores desmaquillantes ultraeficaces. Para las pieles sensibles, es preferible usar Eau Dermo-Micellaire PAYOT, sin perfume, mientras que las pieles mixtas y grasas deberían decantarse por Eau Micellaire Purifiante.

Una piel limpia:

  • -se ve menos opaca y está mejor oxigenada

  • -es más receptiva a los tratamientos (cremas, sérums, fluidos, mascarillas)

  • -se mantiene más joven durante más tiempo

¿Y para qué sirve el tónico?

El tónico o loción es a menudo el gran olvidado del ritual de limpieza y desmaquillante. Sin embargo, la Lotion Tonique Fraîcheur culmina la limpieza eliminando los restos de cal presentes en el agua, a la vez que aporta un frescor inmediato y una acción microexfoliante que garantiza un efecto buena cara.

No obstante, ¡no olvide que el tónico no sustituye al limpiador desmaquillante!